En Go! Sushing no se dan tanta prisa para ser tan Go!

Tras una hora de espera, la sopa miso acompañó mi sushi como refresco

No sé mucho de sushi, como mucho del de supermercado, pero de pequeño me enseñaron muy bien que 60 minutos son una hora, que es exactamente lo que tardó en llegar el pedido a domicilio.

La espera podría no ser tan grave ya que el sushi se toma a temperatura ambiente, pero cuando pides unas gyozas y una sopa de miso para calentarte y la comida llega fría te calientas pero de la mala hostia.

En este restaurante incorporan el minimalismo extremo del sushi maki también a las gyozas ya que, además de frías, su relleno es tan escaso que te dejará con hambre, por lo que repelarás hasta la bolsita de jengibre.

Precio: 20€