Jimmy Joy, y un futuro catastrófico con terribles flatulencias

Si el soylent green es la comida del futuro, el futuro que nos espera es una puta mierda llena de flatulencias.

Llevábamos un tiempo sin publicar una reseña, y no habréis podido dormir pensando en las posibles razones: que hemos abandonado nuestra labor, que estamos de reformas en la oficina, que estábamos de vacaciones o que hemos dejado por una temporada de comer en restaurantes y nos hemos alimentado exclusivamente de soylent green. Pues bien, todas ellas podrían ser ciertas, y no.

Últimamente nos hemos dedicado a probar lo que antes se conocía como Joylent, y ahora se llama Jimmy Joy, que no son más que unos batidos de polvos sustitutivos de cualquier comida, con todos los nutrientes que necesita el cuerpo, con un diseño muy cuqui. No se trata de unos polvos para adelgazar. De hecho, si eres un maldito vago, que no se mueve del sofá, acabarás engordando igualmente.

Para los más curiosos, a la pregunta de cómo se expulsa la ingesta por el orificio anal, he de decir que de forma sólida, como con una comida convencional. Eso sí, el porcentaje de gases expulsados por tu cuerpo aumentará considerablemente, sobre todo con el de sabor a chocolate, haciendo de la vainilla y mango los sabores más recomendables. Si eres amante de los grumos, el plátano hará las delicias de los amantes de los grumos tan grandes que te lleven casi a la arcada.

Precio: 2€ / ración